AROMA MAMA

Consiste en utilizar aceites esenciales durante el embarazo, el parto y el posparto

Algunos aceites como la Bergamota, la Lavanda o la Camomila pueden ser muy útiles y seguros durante el embarazo. Pueden aliviar las náuseas, la cistitis o prevenir los miedos y la ansiedad. También pueden ser muy efectivos a nivel local, por ejemplo para ablandar el perineo alrededor de 15 días antes de la fecha de parto o simplemente para los dolores de cabeza.

Otros aceites, a pesar de sus contraindicaciones (pueden ser muy abortivos durante el embarazo), pueden resultar muy beneficiosos durante el propio parto. El amaro, el clavo o la palmarosa son muy eficaces a la hora de acelerar las contracciones uterinas.

Los aceites esenciales también brindan un enorme apoyo emocional durante el parto. El laurel, el incienso, la rosa o el jazmín tienen un gran impacto en el sistema límbico y se recomiendan durante una experiencia tan impactante y exigente como es el parto.

Durante el posparto, pueden ofrecer un apoyo a nivel emocional, por ejemplo con respecto a la depresión o la ansiedad. También tras una episiotomía o cesárea, para acelerar el proceso de curación y reducir el malestar.

Sobre todo, los aceites esenciales aportan paz y relajación interior. Pueden mejorar el nivel de energía al recuperar el equilibrio del cuerpo y la mente.

Aromashiatsu by Annette Haeberling – 2016 // contact@aromashiatsu.com // tel: (+34)  629 010 682 // Made with love by The Content Society